Páginas vistas en total

lunes, 23 de febrero de 2015

DÍA DE ANDALUCÍA

DÍA DE ANDALUCÍA

Con motivo del día de Andalucía este año en nuestro centro, además de las actividades propias de este día, vamos a hacer un homenaje a la escuela de nuestros abuelos y bisabuelos. 
Hemos montado para ello un aula como las de aquella época, con todo el material y mobiliario original que hemos podido conseguir. Creemos que es una actividad muy original y educativa y que os va a servir para ver de verdad la diferencia entre la escuela antigua y la que vosotros conocéis ahora.
Mirando en internet hemos podido encontrar  un video y una página donde se explica con todo detalle como vivían, a qué jugaban, qué materiales escolares utilizaban... los niños y niñas de antes.



             
pizarra.gif (2434 bytes)
Nuestros abuelos también fueron niños
             

   
     En Conocimiento del Medio hemos estudiado cómo eran las cosas hace muchos años. Nosotros hemos preguntado a nuestros abuelos y abuelas cómo eran sus juegos y sus escuelas cuando ellos eran niños. Nos han contado parte de sus recuerdos y nos hemos hecho una idea. 

     Además hicimos en clase un museo con sus cosas. 

     Aquí están sus explicaciones:

   

   
   Hace 50 años los niños y niñas jugábamos con juguetes hechos por nosotros mismos: muñecas de trapo, caballos de madera...
Así era un pupitre 
    En aquellos tiempos había pobreza y no se  vivía como ahora. En las escuelas los libros  eran en blanco y negro. Escribíamos con  unas plumas de punta de un metal dorado  que teníamos que estar metiendo en un  tintero para coger la tinta.

 En casa ayudábamos a lavar la ropa,  acarrear agua y cuidar el ganado.

   Todo era muy distinto. Ahora la gente vive  mejor.



                                                  
   
   
    En el pueblo éramos muchos niños y, como no teníamos dinero para comprar juguetes, jugábamos al escondite y con las chapas de las botellas.
   También jugábamos a los botes y a la petanca. 

   En casa éramos muchos hermanos y teníamos que trabajar para comer y había poco tiempo para leer y escribir.    Íbamos algún rato a la escuela y teníamos un cuaderno y un lápiz.

                             
                                                    
Libro con modelos de costura


    Cada mañana nos levantábamos, desayunábamos y nos íbamos al colegio. Al mediodía teníamos que ir a por un cántaro de agua a la fuente.
Pizarra de niño
     Comíamos y a las tres volvíamos al colegio. Por la tarde, después de merendar, íbamos a catequesis. Luego jugábamos a las canicas y a la peonza. 
     Por la noche cenábamos y leíamos un cuento antes de ir a dormir.
                                                    


    Los libros no eran como los de ahora. En aquellos tiempos no había lápices, ni sacapuntas, ni gomas... se escribía con pizarrines y plumas de tinta.
    En el recreo no había balones y jugábamos a las chapas, a los santos, 
al aro, a las cuatro esquinas, a pillar... 
o con juguetes de chapa o madera que hacíamos nosotras o con muñecas de lana.
                        
                  
Muñeca

   Tabas

     Con un hueso de cordero jugábamos a las tabas. Hacíamos pegamento con harina y agua.
     En fiestas venía una orquesta que se subía en el templete de la plaza y todos los niños bailábamos alrededor. También había carreras de burros, de sacos, tira-soga y sacar monedas con la boca de un recipiente lleno de harina...
                                                     

   
    La escuela era un salón grande, con mesas para diez niñas. Cada una de ellas tenía un cajón para meter los libros y una caja de hilos para las labores. Cada monja tenía un grupo para dar la lección y la explicación. Salíamos a la pizarra para hacer problemas y cuentas. El día que tocaba geografía salíamos al mapa para apuntar, cada vez una, lo que nos preguntaban. Íbamos los niños y las niñas separados.

     Jugábamos al diábolo, a la pelota, al escondite, a la pita, a las tabas y a la comba. En navidades y a fin de curso se hacían unas comedias y se hacía una rifa.


                                           
Silabario para aprender a leer

Así era la clase de nuestros abuelos

   En la escuela había mesas de madera y en cada mesa se sentaban dos alumnos.  Escribíamos con plumas  que mojábamos en los  tinteros de las  mesas.  Aprendíamos a leer, a  escribir, a hacer cuentas...
   En la pared había un  encerado pequeño, un  crucifijo, un  mapa...     Para pegar, como  no había
pegamento, utilizábamos una mezcla de harina y agua.  Para aprender las letras, utilizábamos las cartillas. Después estudiábamos en enciclopedias, que había tres. Las niñas hacían labores de coser y en las fiestas aprendíamos obras de teatro. 
     Cuando salíamos al recreo los niños jugábamos a los santos que recortábamos de las cajas de cerillas. También jugábamos a las pepitas y a las chapas. Las niñas jugaban a la comba, a los alfileres, al corro, al cuadro, a las muñecas...
                                                                  


    Cuando era pequeña jugaba a la comba, a la pita, a las tabas, al escondite y con las muñecas. 
    Las mesas de la escuela tenían dos asientos. También tenían un tintero y un cajón para meter el cabás en el que guardábamos una pluma, el cuaderno, la enciclopedia, la pizarra y el pizarrín.
    Cuando llegábamos a la escuela rezábamos.
    Después hacíamos un dictado y teníamos que saber las lecciones de memoria.
                                                     

Enciclopedia
  


    Hace 65 años las niñas y los niños íbamos separados a la escuela, en edificios separados. En aquellos tiempos no existían pinturas, ni bolígrafos, pues escribíamos con tiza en pizarras pequeñas o con pluma y tinta en cuadernos. Estudiábamos Catecismo, Historia Sagrada, la Enciclopedia, el Manuscrito y la Doctrina.
Libro de Geometría
    También hacíamos problemas, dictados...  y se tenían que aprender las cosas de  memoria.       Los libros no tenían dibujos.  En aquellas escuelas, como en el resto de las  casas, no había servicios y hacíamos las  necesidades en el patio de la escuela que era  de tierra. Tampoco había fuentes y teníamos  que llevar agua de nuestra casa si  queríamos beber.
     No nos aburríamos porque teníamos  muchos juegos para divertirnos: la soga, la paleta, muñecas de trapo, yo-yós...
   Jugábamos a las maestras, a mamás, a las tabas, al quirrial, al corro. Los niños tenían sus propios juegos: peonzas, canicas, pelota, tarusa...

                                                                      
        

    Cuando entrábamos en clase escribíamos en pizarras pequeñas con unas tizas que llamábamos pizarrines. Estudiábamos matemáticas, geografía, geometría y religión en el mismo libro: la enciclopedia.
    Los niños de los años 30 jugábamos a la comba, al esconderite, a pillar, a las tabas, a los alfileres... 
    Hacíamos nuestras propias muñecas y les poníamos vestidos que también hacíamos nosotras.

Mesa del maestro y mapa
   Con las tapaderas del betún y un palo con cuerdas hacíamos unos pesos para jugar a las tiendas. Para hacer comiditas a nuestras muñecas machacábamos trocitos de ladrillo y lo pasábamos en grande porque había muchas niñas en el pueblo.
                                                                     

 Libro de "El Quijote"
      
    Ahora tenéis muchos juguetes y os divertís menos que nosotros cuando éramos niños. Nosotros teníamos más creatividad pues teníamos que hacer nuestros propios juguetes: muñecas con trapos, canicas con barro, tabas, sogas, villarda, paleta y si jugábamos a las tiendas hacíamos un peso con un palo, una cuerda y dos tapas.
     A las niñas que se portaban mal en el colegio les sentaban en el banco de los castigos. En el colegio público, a la hora del recreo, preparaban unas potas con leche en polvo para dar a los niños, pues había más necesidad que ahora, pero éramos felices.

                                         


    Los niños de antes jugábamos mucho porque no había tele. Algunos juegos de entonces eran el morrillo, la palmeta, las tabas, la tarusa, el reloj, el corro, el chorro-morro, la piúca...
    Al morrillo se juega con un cuerno de buey o cabra que salta al ser golpeado por el morrillo. La palmeta es una tabla con forma de paleta para hacer saltar la bigarda que es un cilindro de madera. La taba es un hueso que se encuentra en la pata de las ovejas y se tira al aire. 
    Las niñas hacían corro y bailaban al son de las canciones (Estaba el señor D. Gato, Soy la reina de los mares...)
Libro de Aritmética
El libro de texto era una enciclopedia que pasaba de hermano a hermano y contenía religión, lengua española, aritmética, geometría, geografía, historia ciencias de la naturaleza, formación familiar y social, higiene y economía doméstica. Las niñas iban con una maestra y los niños con un maestro. Los pupitres eran de madera con un asiento que se subía y se bajaba y con un tintero incorporado donde se mojaba la pluma y nos sentábamos juntos dos compañeros o compañeras. Cuando nos castigaban nos pegaban en la mano con una regla de madera.
    A los niños nos gustaban mucho las fiestas. Celebrábamos los carnavales. En San Antón teníamos el corre de las morcillas y la bendición de los animales. En la Cruz de mayo comíamos la tortilla en las eras. En Semana Santa hacíamos sonar las carracas y las matracas. En San Juan saltábamos las hogueras. Pero la fiesta grande era la de la Virgen con los danzantes que llevaban avellanas en sus camisas y sonaban según bailaban. Después las tiraban y los niños corríamos para cogerlas.
                                                              
               


   Cuando nosotros éramos niños, España acababa de pasar una terrible guerra. No había dinero ni tiendas donde poder comprar. No había tele y los niños nos teníamos que inventar juegos que fuesen fáciles de preparar y no exigiesen muchas cosas.
Revista infantil aparecida en 1944
    En las ciudades se jugaba a las bolas (canicas), de barro cocido y las más elegantes eran de cristal o metal. Se lanzaban con el pulgar y el índice para ganar las de los compañeros. Había chicos que llevaban los bolsillos a reventar con las canicas ganadas. También se bailaba la peonza. Otro juego era el hierro: marcábamos el terreno y con una varilla de hierro afilada se iba conquistando el terreno de los otros a base de clavarla en la tierra e ir haciendo rayas que reducían el terreno del contrario.
     Jugábamos al escondite, a esconder tesoros, caminábamos sobre botes atados con cuerdas como si fueran zancos. Hacíamos espadas de madera o pelotas con trapos enrollados y atados...
     En casa leíamos cuentos (o nos los contaban), jugábamos al parchís, a la oca, a las tabas... También construíamos casas y puentes con piezas de madera...
     Las niñas jugaban a las muñecas, a las casitas, las comidas, vestir con recortes de papel a sus muñecas también de papel, saltar a la comba...

                                                                 

NUESTRO MUSEO
Objetos de escuela
Cosas de niños
Juguetes

Y...así ha quedado nuestra clase antigua, montada en el cole como homenaje a la escuela de antes












ESCUELA ANTIGUA on PhotoPeach

No hay comentarios:

Publicar un comentario